Propósito: Orar y ayunar juntos como iglesia para buscar al Señor de manera intencional por 21 días, desde el lunes 28 de marzo al domingo 17 de abril (Domingo de Resurrección)  

 Introducción: 

Jesús nos enseñó acerca de la importancia de la oración. Por medio de esta práctica nos comunicamos con Dios, profundizamos en nuestra intimidad con él y nos hacemos parte del avance de su Reino en la tierra.  

 De la misma manera, la disciplina del ayuno nos permite profundizar de manera especial en nuestra búsqueda de Dios. Nos restringimos por un tiempo de consumir alimentos y/o de otras cosas para que nuestra atención y anhelo esté centrado principalmente en Dios. 

 Si bien la oración y el ayuno se pueden practicar de manera personal, sabemos que hay gran fruto cuando lo hacemos de manera comunitaria con los hermanos y hermanas de la iglesia, unidos en un mismo sentir y propósito. 

 Este año, queremos llamar a nuestra iglesia a tener un tiempo especial de ayuno y oración por 21 días que hemos titulado “Ven y volvamos al Señor”. Sabemos que vivimos en tiempos desafiantes, pero también tenemos la convicción de que la única respuesta para nuestras vidas está en Jesús.  

Queremos animarte a que busquemos juntos al Padre, que anhelemos la llenura de su Santo Espíritu y que nos volvamos a reencontrar con la comunión íntima con Jesucristo.  

Necesitamos un despertar y renovación espiritual en nuestra iglesia y comunidad, por esto busquemos al Padre y digamos juntos, “Vengan, volvamos al Señor”  

El pasaje lema de este tiempo será Oseas 6:1-3

«Vengan, volvamos al Señor.
Pues Él nos ha desgarrado, pero nos sanará;
Nos ha herido, pero nos vendará.
2 Nos dará vida después de dos días,
Al tercer día nos levantará
Y viviremos delante de Él.
3 Conozcamos, pues, esforcémonos por conocer al Señor.
Su salida es tan cierta como la aurora,
Y Él vendrá a nosotros como la lluvia,
Como la lluvia de primavera que riega la tierra
(NBLA)

Énfasis semanales y diarios 

1º Semana: Confesión y arrepentimiento 

  1. Revisando mis pensamientos 
  2. Revisando mi dependencia
  3. Revisando mi confianza
  4. Revisando mi autocuidado
  5. Revisando lo que nutre mi corazón
  6. Revisando mi relación con otros
  7. Revisando mi relación con mi iglesia

2º Semana: Súplica e intercesión 

  1. Orando por mi familia cercana
  2. Orando por mi familia extendida
  3. Orando por mis amigos
  4. Orando por mis relaciones complejas
  5. Orando por mi iglesia 
  6. Orando por la iglesia en Chile
  7. Orando por mi país

3º Semana: Adoración y gratitud 

  1. Gracias por Jesús
  2. Gracias por la salvación
  3. Gracias por las cosas sencillas de mi vida
  4. Gracias por mi iglesia 
  5. Gracias por la cruz
  6. Gracias por los procesos no acabados en mi vida
  7. Gracias por la resurrección

¿Cómo puedo orar? 

 Antes de comenzar los 21 días de oración sería bueno que repasaras lo que Jesús enseñó acerca de la oración. Puedes comenzar con estos pasajes en la Biblia: 

  • Mateo 6:5-15
  • Marcos 11:24-25
  • Lucas 5:15-16
  • Lucas 11:1-13

Maneras prácticas en las que puedes orar en estos 21 días: 

  • Aparta un tiempo especial durante el día para orar. Busca un horario que a ti te funcione.
  • Puedes programar una alarma en tu celular durante 3 tiempos en el día para que te recuerde orar. Por ejemplo 7:00 AM, 16:00 AM y 23:00 PM
  • Lee el devocional que llegará cada día a la app de la iglesia o al grupo de whatsapp de devocionales. Recuerda que este es un tiempo comunitario de oración en el cuál queremos estar orando juntos por temas específicos.
  • Medita en oración durante el día en las preguntas que se compartirán en el mismo devocional 
  • Puedes ponerte de acuerdo con tu Grupo de Encuentro u otra persona de la iglesia para estar orando juntos en estos 21 días. 

Libros opcionales de apoyo: 

  • “La oración, verdadero refugio del alma” – Richard Foster
  • “La Oración: Experimentando Asombro e Intimidad con Dios”-  Timothy Keller
  • “Fuego vivo, viento fresco: Lo que sucede cuando el Espíritu de Dios invade el corazón de su pueblo” – Jim Cymbala

¿Cómo ayunar? 

El ayuno al cuál te estamos invitando puede ser de alimentos, contenidos o cualquier aspecto de tu vida en el cuál sea significativo para ti abstenerte por 21 días.  

Si nunca has realizado un ayuno, y quieres saber más al respecto, puedes descargar el material “La disciplina del ayuno” DESCARGAR 

A continuación, te describimos algunos ejemplos para distintos tipos de ayuno:  

Ayuno de Daniel: 

  • Este es un ayuno parcial de alimentos que sigue el modelo que Daniel realizó y que está descrito en la Biblia. 
  • Si quieres saber más detalles de este ayuno, te invitamos a descargar el instructivo del mismo DESCARGAR

Ayunos parciales de comida 

  • Puedes decidir ayunar ciertas horas del día. Por ejemplo, saltarte el almuerzo o dos comidas diarias. 
  • Puedes apartar un día a la semana para ayunar por 24 hrs. 
  • Puedes seleccionar ciertos alimentos que sean significativos para ti dejar de consumir y presentarlos al Señor como ayuno. 

El enfoque del ayuno no debería ser lo que comes o no comes, sino como el abstenerte del alimento, te permite concentrarte más en la oración y búsqueda de Dios.  

Ayuno de contenidos: 

  • Puedes abstenerte de ciertos contenidos o redes sociales durante los 21 días. (Twitter, Netflix, YouTube, etc) 
  • Puedes elegir cualquier contenido que actualmente este requiriendo tiempo en tu rutina diaria, y remplazarlo por lectura de la Biblia y oración. 

Comentarios finales: 

  • La idea del ayuno por 21 días es que sea un tiempo en el cual nos proponemos abstenernos de algo, para así concentrarnos en la búsqueda de Dios. Puede ser una excelente oportunidad también para alejarnos de prácticas que son dañinas para nosotros u otras rutinas que, si bien no son malas en si mismas, están absorbiendo demasiado de nuestro tiempo y recursos.
  • La meta es que el ayuno que elijas practicar, lo puedas hacer por todo el período de 21 días que estamos planteando como iglesia. 
  • Cómo toda disciplina espiritual cristiana, la disciplina del ayuno debe estar fundamentada en la Gracia de Dios. Esto quiere decir que es una respuesta de la obra que Cristo hizo en nuestras vidas. Finalmente es la religión la que busca hacer obras buenas para ser aceptados por Dios, pero en el evangelio, ya que fuimos aceptados, como respuesta hacemos buenas obras. 
  • El ayuno no es algo por medio de lo cuál buscamos ser “más amados o aceptados por Dios”. El Padre ya nos amó en y por medio de Cristo. Somos aceptados gratuitamente por medio de la fe en Jesús. Es en esta libertad que podemos y queremos practicar toda disciplina espiritual. 

El domingo 17 de abril, que es el Domingo de Resurrección, terminaremos oficialmente el tiempo de ayuno.